martes, 17 de abril de 2018

Deseos y prejuicios




Deseos y prejuicios

Tú, que no me deseas,
déjame que te explique:
hay deseos y deseos.

Hay deseos que suceden,
como una brisa que hace levantar la cara
o el roce inesperado de tu mano,
y otros deseos que somos.

Deseos que se te meten por los ojos
y no paran hasta haberte agarrado el corazón.
Deseos que alargan los dientes;
deseos que acortan la vida;
que te queman los dedos
en el deseo de arder, arder y sin medida,
a la medida de tus propios deseos.

Los hay que tienen alas para escapar del mundo,
y todo lo que deje mucho que desear.
Hay deseos que perder, sí,
de esos sé bien que hay.
Algunos son recuerdos.
Algunos son eternos
mientras dura la noche.
Otros en cambio, que parecen caprichos,
hacen que te consumas lentamente
hasta que lentamente los desnudas
y te encuentras contigo en el espejo.

Y entre tantos deseos,
déjame que te explique:
hay deseos y perjuicios.

Tú, que no me deseas,
que no mueves montañas,
que no bebes los vientos,
que no sabes que se puede volar
y estar arrodillado al mismo tiempo,
tú,
tú no entiendes de eso.


Deseos de nunca acabar (Lumen Ilustrados, 2017).

Texto de Vanesa Pérez-Sauquillo.
Ilustraciones de Fernando Vicente.

martes, 10 de abril de 2018

El genio que abandonó Nueva York


Entre los emigrantes que llegaban a Nueva York a finales del siglo XIX corrió el rumor de que había un genio en la antorcha de la estatua de la Libertad.
Era verdad. Era un genio francés, amigo de Bartholdi, el escultor. Había entrado en América en una de las 214 cajas en las que dividieron la estatua, venciendo las inclemencias del Atlántico, como todos aquellos pobres de la tierra que ahora contemplaban con esperanza su luz encendida.
«Enviadme a aquellos, los desamparados, los sacudidos por la tempestad. ¡Alzo mi lámpara junto a la puerta dorada!», decía la escultura. El genio no cabía en sí de orgullo. 
Además, como la lámpara no tenía propietario (la Libertad era de todos y de nadie), el genio cumplía los deseos de tantos como la frotaran. Tuvo mucho trabajo en los comienzos: concedió hogares, reunió familias y hasta logró el poder de devolver la vida a algunos que la perdieron en los barcos.
Durante todo el siglo XX fue testigo de muchas cosas. La lámpara sufrió daños en la I Guerra Mundial, padeció reformas importantes y se cerró al público. Nueva York crecía, geométrico y deshumanizado, alejándose cada vez más de su luz.
En 1985, tras décadas de estar con los brazos cruzados, el genio vio cómo guardaban su antorcha en un museo y en el lugar de su faro colocaban una masa de oro, totalmente hueca. Fue entonces cuando gritó: «Ça suffit!», ¡hasta aquí hemos llegado!, disolvió como pudo su contrato con Bartholdi y se marchó de allí con la firme intención de no volver.
Se refugió en una taberna de Marsella, donde contaba su historia a cualquiera que se le acercara. Allí todos lo tomaban por loco. Decían que murmuraba sin parar: «L’or n’est pas comme la lumière, l’or n’est pas comme la lumière…». El oro no es lo mismo que la luz.

Deseos de nunca acabar (Lumen Ilustrados, 2017).
Texto de Vanesa Pérez-Sauquillo.
Ilustraciones de Fernando Vicente.




domingo, 1 de abril de 2018

Rectificación Presentación de "Deseos de nunca acabar"

¡Presentamos "Deseos de nunca acabar"!
Será este viernes 6 de abril a las 19.00, en la Biblioteca Elena Fortún (calle Doctor Esquerdo, 189), NO en la Eugenio Trías, como estaba anunciado, porque el Retiro seguirá cerrado.
El ilustrador del álbum, Fernando Vicente, y yo contaremos con la compañía de los escritores Fernando Royuela y Javier Ruescas. 
Hablaremos de tipos de deseos, objetos y seres mágicos que los cumplen, los espíritus que los gobiernan... y leeremos alguno de los relatos y poemas del libro. Por ejemplo, el de la sirena que tuvo un romance con Cervantes, el genio que abandonó la lámpara de la estatua de la Libertad... o lo que ocurría en la disparatada Corte de los Deseos. Ah, y habrá alguna sorpresa. 
¡Estáis todos invitados!





martes, 20 de febrero de 2018

Cada animal con su orinal






El libro DEFINITIVO
para dejar los pañales.

En la selva donde vivo
ahora usamos... ¡orinales!



Cada animal con su orinal forma parte de la colección «Grandes pasitos», escrita por Vanesa Pérez-Sauquillo e ilustrada por Sara Sánchez. Una serie llena de humor, ternura y en verso, pensada para acompañar a tus pequeños en los grandes logros de primeros años de su vida y guiarles a través de su camino hacia la autonomía



Fecha de lanzamiento: 15 de febrero
Álbum ilustrado de tapa dura, 24 pp.
Editorial Beascoa / Penguin Random House.
Edad recomendada: 0-3 años.
PVP: 9,95 €.


Otros títulos de la colección: El libro dejachupetes, Las gafas de sentir y La hora de roncar.


martes, 13 de febrero de 2018

Como una espada entre tú y yo

Andalucía Información

Notas de un lector 
Jorge de Arco 
12/02/18



Bajo el título de “El sueño intacto” (Ars Poética. Oviedo. 2017), se recoge una abarcadora antología de la obra de Vanesa Pérez-Sauquillo. Desde que en 2001 viera la luz “Estrellas por la alfombra”, la escritora madrileña ha ido signando su decir con un delicado fulgor lirico, con una sucesiva calidez que empapa de verdad el alma lectora. Ahora, en esta compilación, reúne su dieciséis años al pie del verso. Tras aquel citado bautismo, editaría “Vocación de rabia” (2002), “Bajo la lluvia equivocada” (2006), “Invención de gato” (2006), “Climax Road” (2012), “La isla que prefieren los pájaros” (2014) y “El dado azul” (2017). Y de todos ellos, junto a textos recogidos en antología o bien inéditos, da cuenta este florilegio.  
Al par de su lectura, los versos de Pérez Sauquillo siguen despertando una azulada melancolía, un cromático sentir que va desnudando el infalible conjuro del yo poético. Su verbo ha ido tornándose más depurado, más conceptual si cabe, si bien sus paisajes, sus referentes, sus protagonistas…, continúan siendo los incesantes latidos que penetran en el ayer y en el mañana: “Temprano,/ como un estirar de brazos,/ volveré a mi parque./ Veré pasar la luz y los caballos/ sintiendo que son míos,/ que el tiempo es un engaño./ Velaré la mentira desnuda/ de su invierno/ y allí me quedaré/ hasta que el sol se ponga,/ aleteando,/ prometido a las huellas de mis manos”. Estos poemas giran la llave de la vida y sitúan su discurso muy cerca del memorial de las estaciones, de los desvelos que circundan el discurrir de los días, de las sombras y anhelos que que lindan con la existencia. Su palabra busca la relevación con la cual articular un relato propio, una llama solidaria. Y volver, al cabo, hasta el origen donde prenderse del diario acontecer y, poder así, desobedecer al adiós definitivo: “Deja así el corazón. No dejes que se mueva./ No dejes que la luz/ me descubra en un gesto/ y un papel arrugado. No dejes/ que me pierda donde ya no hay poder/ para girar la llave de hojalata/ que rige tanto brillo como sombra/ en tan sólo una víscera”.

 En su prefacio, Víctor Herrero de Miguel anota que la poesía de Pérez-Sauquillo “está atravesada por el hilo de oro de la vida. Ese es el tema de sus versos: el misterio de alentar, la fascinación por estar vivos”. Y buena parte de ese hálito surge desde el amor, que le permite cifrar su mirada y pluralizar la percepción de la realidad, el obligdo inventario de lo absoluto y de lo perdurable, de lo inextinguible y de lo ficticio: “Tu claridad,/ la perfección del aire en una sábana./ Suave papel mojado,/ ha entrado la mañana hasta la piel./ Lo que nos guarda/ brilla como una espada entre tú y yo./ En el espacio limpio donde duermes/ hay animales blancos”. En suma, una antología atravesada por la hondura de un verso sutil, maleable, entrañado en la conciencia de la pureza y que se ofrece vívido y unánime: “En campos de silencio/ la estrellas que caen/ siempre germinan./ Todo nos reconoce./ Todo inclina su gesto generoso/ hacia donde la vida/ nos cubre y nos concreta”.


http://andaluciainformacion.es/notas-de-un-lector/735502/como-una-espada-entre-tu-y-yo/

viernes, 2 de febrero de 2018

¡A contar! Matemáticas para pensar (+3 años)


Ya ha sacado Santillana mis cuentos y rimas para disfrutar de la magia de la literatura y descubrir a la vez el mundo de las matemáticas. 



¡A contar! Matemáticas para pensar (+3). 


1. El escondite de los animales.
2. Me parece que soy bruja.
3. ¡Qué cosas tiene mi abuela!
4. El cumpleaños del dragón.
5. Pan de ratón.
6. En mi casa hay quince gatos.
7. El árbol mágico.
8. La Frutería del Can.

Cuando un dragón cumple cuatro años, pasan varias cosas especiales. Entre ellas, que ya puede echar fuego por la nariz. ¿Podrá el pequeño Yuki encender las velas de su tarta? 

¿Cómo se defendieron los ratones panaderos cuando un gato entró en su tienda y pidió... "pan relleno de ratón"? 

La niña que hacía pociones asquerosas que se convertían misteriosamente en mermelada... ¿era de verdad una bruja?


Estas historias y algunas más, con las atractivas ilustraciones de Anuska AllepuzAyesha L. RubioBetania ZacaríasCarmen SaldañaJacobo Muñiz y Mar Ferrero.

¡Espero que os gusten!

Más información sobre los recursos para el aula, material para el alumno y para el profesor etc. en http://blogacontar.santillana.es/


miércoles, 10 de enero de 2018

Círculo de Lectores: La Fiesta de las Estaciones

Porque cada día del año es único, este mes sale "La Fiesta de las Estaciones" en su edición de Círculo de Lectores. Para llenar el nuevo año de cuentos, juegos y poemas sobre cada estación. ¡Feliz 2018!




Cuatro ¿o cinco? estaciones con: 

-Fiestas y tradiciones
-Cuentos y refranes inventados
-Juegos y pictogramas
-Frutas, flores y verduras de temporada
-Divertidas ilustraciones, poemas... ¡y muchas cosas más!






A la venta también en librerías en su edición original (Editorial Beascoa, 2016). Tapa dura, para niños de 3 a 6 años.